Latest Posts:

Sorry, no posts matched your criteria.

Follow Us:

Ir arriba

La formación de una vida

Concepción, implantación, descubrimiento y gestación. Comenzaremos hablando del primer concepto desde el punto de vista psicoemocional.

¿Existirá algo más fascinante que la concepción de un ser humano?

Debemos tomar en cuenta que, cuando un hombre y una mujer conciben un hijo, existen dos historias que se unen y ese nuevo ser va a llevar esas historias sobre sí toda la vida.

Una concepción con las mejores condiciones, programa al bebé a desarrollarse con seguridad en sí mismo y confiado en las relaciones interpersonales, de tal manera que será una persona amigable, fácil de relacionarse, que puede dar y recibir amor. Dr.William Emerson

Hablando acerca de la implantación es un periodo que puede ser la base de muchos patrones para percibir la vida y vincularnos con el entorno en general; como con la comida, con las compras, con la necesidad de atesorar cosas, con sensaciones que buscamos o rechazamos, con el miedo a morir, con la ansiedad, etcétera.

Estas experiencias de las cuáles estamos hablando se dan a nivel celular, después tienen consecuencias a nivel emocional y de patrones de respuesta al estrés. No pasa a nivel de conocimiento ya que su cerebro aún no está formado.

El descubrimiento es un momento crucial en nuestra vida, ya que es cuando nuestra madre se entera de que está embarazada, y su reacción a esto también nos ayudará o no a sentirnos valiosos.

Si para nuestros padres fue una buena noticia, tendremos seguridad de que somos valiosos, adecuados y que nuestra presencia en el mundo es oportuna.

Cuando el anuncio de que la madre está embarazada es recibido con alegría y felicidad por todos los miembros que van a ser cercanos al bebé, esa criatura será mas segura de sí misma y crecerá creyendo en el amor de los demás.

Toda esta información se ha recapitulado de psiquiatras, terapeutas prenatales y perinatales, que han estado trabajando con esto por décadas.

Después del descubrimiento, la madre debe empezar un vínculo con sus bebé no nacido, que se reforzará al momento del nacimiento reduciendo el trauma de nacer y necesitar ser deseado, respetado, amado y reconocido como un ser único e irrepetible, más aún, el padre debe ser partícipe de este vínculo que debe crearse desde el momento de la concepción o descubrimiento.

Al hablar de vínculo nos referimos a una profunda y enriquecedora conexión que se establece entre un niño y sus padres (o personas a cargo de él). Esta unión es la base para las relaciones del niño consigo mismo y se crea entre dos seres humanos en una relación íntima y duradera que empieza en el útero.

Si dividimos la gestación en 3 trimestres, el primero de ellos es la formación del cuerpo del bebé, los sistemas circulatorio, digestivo y respiratorio, el sistema nervioso y el cerebro; el segundo trimestre va perfeccionando todos sus órganos, ya que puede oler, oír y sentir, reacciona al ambiente externo, etcétera, y en el último el bebé crece, se fortalece y se prepara para nacer.

El vínculo en la etapa de la gestación es de suma importancia que se fortalezca, para que el bebé aprenda a confiar y sentirse seguro, es la forma en la que se lograrán hacer las bases de su vida, haciéndolo sentir que él es valioso, que las personas que lo rodean son confiables y que en general el mundo es confiable. El vínculo es el término que se le da a la relación prenatal y postnatal, es muy importante porque marca las formas de relacionarse en el bebé y más tarde en el niño, desarrollando una forma sana de lidiar sus emociones y con el estrés, sin salirse de control o sentirse abrumado por las situaciones que enfrenta y aprende estrategias para establecer sus relaciones el resto de su vida.

Hay muchas características que empiezan a formarse en el útero, tales como la confianza en uno mismo, la aptitud musical cuando la madre suele escuchar música mientras entra en comunicación con su bebé en el útero.

Anthony DesCasper y Dr. Thomas VernyDhan han demostrado, con sus diferentes estudios, la capacidad del niño de percibir y recordar los sonidos del habla antes de nacer.

Dominick Purpura, del Albert Einstein Medical College de NY, demuestran que en el útero el bebé ya tiene formadas las estructuras cerebrales necesarias para aprender, e incluso para tener conciencia desde una época que oscila entre las 28 y las 32 semanas de gestación. Para llegar a esta conclusión, Purpura, que dirige la publicación del periódico Brain Research, hizo un estudio microscópico de los cerebros de bebés prematuros y descubrió que la certeza cerebral, sede el pensamiento, está casi tan desarrollada durante el octavo mes de la gestación, como después del nacimiento.

Candace Pert, PhD, neurocientífica, neurofarmacóloga y bióloga molecular, investigadora, profesora en el Departamento de Fisiología y Biofísica de Georgetown University Medical Center en Washington D.C, descubrió en 1995 que el sistema nervioso, el sistema endocrino y el sistema inmunológico producían unas sustancias llamadas neuropéptidos distinto, la placenta los absorbía y pasaban al bebé a través del cordón umbilical, y se quedaban en el sistema del bebé como parte de éste.

Todos sabemos que cualquier cosa que coma, beba o inhale la madre, entra transportada por el torrente sanguíneo en el cuerpo del bebé, lo mismo que los neuropéptidos que producen los sentimientos de la madre, asumiéndolos el bebé en su sistema a través de la placenta y el cordón umbilical.

Hay otros estudios y experimentos como los de Reinold que demuestran que también las emociones de la madre se transportan fisiológicamente al feto, y si una embarazada pasa por un estado de tensión crónico, su cuerpo fabrica las hormonas del estrés, entre las cuales se encuentran  la adrenalina y la noradrenalina, que transportadas por el torrente sanguíneo llegan al útero, induciendo el mismo estado de tensión al bebé.

Si los mensajes que se le comunican al bebé son de ilusión, amor y aceptación, los padres pueden establecer una comunicación con el bebé y fortalecer un vínculo con el que pueden continuar y enriquecerse cuando su hijo nazca.

Los bebés captan la carga emocional transmitida tanto por el lenguaje hablado como con las actitudes y los afectos que no se expresan en forma verbal, precisamente por los neuropéptidos de los que habla Candace Pert.

Es por eso la importancia de platicar de este tema y desglosar cada una de las etapas por las cuáles se pasa mes con mes en el desarrollo de nuestro bebé y lograr tener más herramientas que nos no ayuden a llevar cada etapa del embarazo y la relación con la vida que estamos formando.

 

Fernanda Lizola

Deja un comentario